Zaha Hadid

Estrella de la arquitectura mundial

Sebastian Firpo

Cuando en 2003 inauguró su Centro de Arte en Cincinnati (Ohio)

Su primer proyecto norteamericano, el mundo arquitectónico observó con lupa cómo había sido la transformación de los planos de la rompedora arquitecta de papel a las tres dimensiones de la realidad. Salió airosa del juicio pero entendió que la exigencia con ella era mayor y decidió arriesgar más. “Tratando de romper los límites de la arquitectura” hablaba de convertir los edificios en paisaje y de repensar los límites físicos de las construcciones.

 

Lo hizo con el MAXXI de Roma en 2010

y con la Opera de Guangzhou el mismo año. Por esas fechas concluyó una de sus obras más conmovedoras, el colegio Evelyn Grace en Brixton, un lugar donde alumnos con un futuro poco prometedor estudian en uno de los mejores edificios de la capital británica. En Baku (Azerbayán), Hadid y su equipo levantaron el centro cultural Heydar Aliyev que abrió una vía de vanguardia para la transformación de la ciudad, al tiempo que la asociaba a la dinastía vitalicia que ostenta el poder. Tras firmar el Centro Acuático para las olimpiadas de Londres (2012) y dejar una versión sobria de su marca artística en su ciudad, Hadid fue llamada a trabajar en Oxford, donde levantó un edificio en el St. Anthony’s College. Tenía entre manos la renovación del frente marítimo de Estambul y el diseño de un estadio para Qatar 2022.

El centro cultural la Heydar Aliyev

fue, ubicado en Baku, Azerbaiyán (2013). Este edificio cuenta con un centro de conferencias, museo, salas de exposiciones y oficinas. El proyecto está destinado a desempeñar un papel integral en la vida intelectual de la ciudad.

El Guangzhou Opera House

La estructura se encuentra sobre una superficie de más de 330 mil metros cuadrados en el distrito de Dongcheng. El centro comercial se finalizó después de treinta meses de construcción. El proyecto parte del diálogo entre las formas curvas de los cuatro volúmenes independientes, con una altura máxima de 67 metros y unidos por pasarelas, que transmiten la idea de movimiento y fluidez. La distribución del conjunto se organiza en torno a grandes patios interiores que buscan la continuidad de los espacios abiertos.

El Centro Acuático de Londres

construido para los Juegos Olímpicos de 2012. El concepto arquitectónico de este espacio está inspirado por las geometrías fluídas del agua en movimiento, creando espacios que reflejen los paisajes de la costa del Parque Olímpico. Una cobertura ondulada se eleva a partir del suelo como una onda, al mismo tiempo que describe el volumen de las piscinas de natación y el buceo..

El Museo Nacional de Arte del Siglo 21

en Roma, Italia, (2009). Este edificio tiene como idea el concepto de un campus urbano mezcla la idea de edificio tradicional que es sobrepasado por los espacios interiores que se amplían para poder incluir la ciudad entera. La complejidad de las formas, su contorno sinuoso y la variación y superposición de las dimensiones determinan un conjunto espacial complejo y una estructura funcional. Las paredes curvas que acaparan la atención de quienes lo visitan no solo son usadas para ser expuestas en el interior, sino también en el exterior, con murales, proyecciones o instalaciones.